• Dr. Ruth Marí Calderón

Dándole la Espalda al Ladrón y su Cobardía

Es importante el tema del ladrón para el desarrollo principal de mi proyecto de vida, liderando tu vida, mi propósito es que puedas entender y atesorar el valor de este mensaje para toda la vida. Deseo que seas ganador y no un perdedor de los cuales hay muchos.




La vida todos los días te dará la oportunidad de sentarte, no en las sillas de los acusados sino en la del juez acusador. El ignorante y necio se sentará en la del juez acusador olvidando que su casa tiene un techo de cristal como la casa de los demás.


La biblia mi fuente insuperable dice en

Mateo 7

¿Por qué te pones a mirar la paja en el ojo de tu hermano y no te fijas en la viga que tienes en el tuyo?


Un día decidí desahogarme con alguien y encontré a la persona correcta. Sentada en la silla de los “acusados” frente a un amigo psicólogo quien hoy es parte de mi núcleo cercano, decidimos conversar de la vida de Ruth, después de el escuchar las caras de la “moneda” me hizo abrir los ojos ante la verdad, y esa verdad es que la lista de lo que pensaron de Ruth era al doble multiplicado por tres en la vida de mis acusadores , ósea los demás. Te das cuenta un día inesperado que lo que hablan de tí, lo carga el prójimo y en grandes ligas.

La proyección es uno de estos mecanismos de defensa.

Nos evita el malestar de tener que hacernos cargo de realidades personales. Por eso, de manera involuntaria, ponemos esas realidades fuera. Se las adjudicamos a otro. Es ahí cuando el ladrón juzga por su condición.

El ladrón juzga por su condición cada vez que alguien le adjudica a otro lo que en realidad aplica para sí mismo. Los estudios lo confirma En el 100 porciento de las veces la persona es 4 veces más de lo que dice que tú eres.

Nunca es tarde para auto examinar nuestros actos y consciencia, saber en qué fallamos y no condicionar a las personas acorde a nuestros pensamientos y según nuestras propias acciones. No nos convirtamos en aquellos ladrones que siempre juzgamos por lo que nos pasa a nosotros mismo.

Cuando juzgamos nos colocamos en el lugar de Dios, esto es verdad, pero nuestro juicio es un pobre juicio: nunca, nunca puede ser un verdadero juicio porque el verdadero juicio es el que da Dios porque a nuestro juicio le falta la misericordia. Y cuando Dios juzga, juzga con misericordia."


Cuando nos disciplinamos para ver lo bueno, la vida nos enseña que nunca es bueno precipitarse en emitir juicios. Ahora me esfuerzo por no cometer esos errores y, al no guardar juicios preconcebidos, dejo que la maravillosa vida me sorprenda.


Debemos desarrollar la tolerancia y la aceptación y evitar emitir juicios basados en cómo actuaríamos nosotros. Cada persona es diferente y debemos evitar encasillar a las personas por nuestros criterios, no veamos las cosas como creemos que son, como quisiéramos que fuesen, intentemos verlas como realmente son, sin agregarle, ni quitarle, sin etiquetas, sin prejuicios, sin predisposiciones.

Después de aquel día con mi amigo el psicólogo, ciertamente decidí DÁRLE LA ESPALDA AL LADRÓN y SU COBARDÍA escucha lo que dice el ladrón de tí y SABRÁS quien en realidad es él. Por eso y muchas cosas más... sigue amándote cada día mas. En mi caso sigo amando a Ruth y la amaré toda la vida


86 vistas

CONTACTO

©2020 Dr. Ruth Marí Calderón. Todos los derechos Reservados. Diseñado por Marcos Fernández de Musa Digital
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube