• Dr. Ruth Marí Calderón

La práctica hace la perfección

Me pareció muy interesante la frase de Confucio y de ahí nace este nuevo blog: "Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón." (Confucio)



La bondad es un pasaporte que abre puertas y da forma a los amigos; ablanda el corazón y moldea las relaciones que pueden durar toda la vida.


Primeramente quiero darle las gracias por su apoyo jueves tras jueves a mi blog. Deseo compartirles lo que está causando un efecto enriquecedor en mi vida. No soy perfecta como bien sabrán pero mi corazón está dispuesto cada día más a ser transformado , por esta razón añado hoy valor a tu vida desarrollando el tema de la palabra bondad y deseo que puedas instruir a tus familiares y amigos con tal palabra llena de tanto.


Sé que nos movemos entre muchos vientos contrarios , demasiados retos y cansancio de diferentes tipos sin embargo la bondad te ayudará y muchísimo , practiquemos la bondad.


Personalmente creo que, en la medida en que tratamos de potenciar las semillas de la bondad en nosotros, las flores que se abrirán en nuestra vida a través de nuestros actos, de nuestras actitudes, nos aportarán cada vez más serenidad y felicidad. Como decía Platón: “Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro."


Si intentas en tu día a día ser más y más amable, más y más compasivo y más y más empático, tu vida cambia radicalmente. Los psicólogos explican que la base de un cerebro sano es la bondad. No basta con meditar y estar centrado en uno mismo. Debemos cuidarnos a nosotros, valorarnos y querernos, aceptarnos e intentar evolucionar y mejorar como personas, pero también debemos extrapolarlo a nuestro entorno. Vivimos en sociedad y si eres una persona calmada, amable y empática recibirás eso mismo de los demás. Si te enfadas con facilidad, gritas, no te pones en el lugar de los demás, te darás cuenta de que se multiplican los conflictos a tu alrededor y que mucha gente no querrá estar contigo por lo que reflejas


Todos los días me doy cuenta todo lo que un poco de amabilidad y de bondad puede cambiar la vida de los demás. Confío en la humanidad de la gente, pero creo que todos debemos trabajar para traer de nuevo la bondad a nuestra sociedad moderna.


Sí, la bondad es un hábito. Y puede ser cultivada. Haz la prueba: concéntrate en la bondad todos los días durante un mes y verás cambios profundos en tu vida. Te sentirás mejor contigo mismo como persona. Verás como la gente reacciona contigo de manera diferente y te tratan mejor, incluso a largo plazo.

Consejos prácticos para practicar la bondad:


1. Planteárselo como meta cada día. Al comienzo de cada día, plantearse una meta concreta que te haga ser bondadoso con otra persona o personas y luego hacerlo a lo largo del día.

2. Practicar la empatía. Que sea un hábito el tratar de ponerte en los zapatos de otra persona. Da igual la persona: tus seres queridos, compañeros de trabajo, gente de la calle… cualquier persona. Realmente trata de comprender lo que se siente al ser ellos, lo que ellos están pasando y por qué hacen lo que hacen.

3. ¿Cómo te gustaría ser tratado? No significa tratar a alguien exactamente como te gustaría que te tratasen a ti. Más bien tratar de imaginar cómo quieren ser tratados, y hacerlo así.

4. Escuchar a los demás. Otra debilidad: todos queremos hablar, pero muy pocos de nosotros queremos escuchar. Y, sin embargo, todos queremos ser escuchados. Así que tómate un tiempo para escuchar realmente a la otra persona, en lugar de simplemente esperar tu turno para hablar. Esto también ayuda a entender mejor a los demás.


Terminó repitiendo la frase: "Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón" (Confucio)


Examina tu corazón.





159 vistas1 comentario

CONTACTO

©2020 Dr. Ruth Marí Calderón. Todos los derechos Reservados. Diseñado por Marcos Fernández de Musa Digital
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube