• Dr. Ruth Marí Calderón

Bienvenidos a mi Blog

No nos daremos cuenta, quizás un de repente lo hará, quizás un momento doloroso, pero hoy tienes a una amiga como yo que desea compartirte parte de su vida y sus historia. Soy Ruth Marí Calderón y te doy la bienvenida a mi blog.


Me sorprendió el abandono


Con toda honestidad soy de esas mujeres que piensa en el ahora en el momento en el presente sin embargo esta información que te comparto durará para siempre. Soy fácil en borrar el ayer y comenzar de nuevo, no me cuesta, pero lo triste del caso fue el día que me di cuenta que me había abandonado totalmente. Perdí a Ruth un día abrí mis ojos y me había olvidado de cuidarme de consentirme, lo triste de todo fue que no me había olvidado de ella hacían horas o semanas, sino habían pasado años. Cuando me encontré con esa realidad fue mucho más doloroso que cualquier circunstancia difícil que había pasado en mi vida. El dolor más fuerte que podrás atravesar en la vida, es darte cuenta que abandonaste tu propio ser, tu estabilidad emocional física o espiritual. Por eso les abro mi corazón para darles la oportunidad que me di yo, de valorar mi felicidad, sí mi felicidad y cuidar de mí por completo. Ámate, ama tu espíritu ama tu mente tus pensamientos y tu cuerpo, y si están enfermos comienza a sanarlos como se debe aceptando que lo abandonaste y ahora necesitas todos los ingredientes para la sanidad completa.


Amar tu cuerpo es esencial para mejorar tu autoestima y la confianza en ti mismo; nuestro cuerpo es el reflejo de lo que pensamos, de lo sentimos y de lo que somos. Si quieres cambiar tu cuerpo es necesario cambiar tu mente, pero no por eso puedes descuidarlo o tratarlo de mala forma, olvidarlo o faltándole el respeto. Muchas veces lo hacemos de manera inconsciente.

Ama y acepta tu cuerpo. Es el regalo más grande que jamás alguien te haya dado. El amor propio se trata únicamente de aceptarte totalmente y sin condiciones y lograr ver tu cuerpo como lo que realmente es: es un regalo del cielo de nuestro Creador. Tu cuerpo te permite hacer tantas cosas. Tu cuerpo es la herramienta que tienes en este momento para alcanzar todo lo que desees, tu cuerpo te ayuda a vivir a tu máximo potencial.


Ama tu cuerpo, escúchalo y otórgale lo que necesite. El hecho es que: entre más amor y honor le des a tu cuerpo, mejor te vas a sentir. Entre más atención le des a esta maravillosa herramienta, podrás lograr más poder en ti mismo. Cuando trabajas en amar a tu cuerpo, te darás cuenta que en poco tiempo realmente tendrás un cuerpo al que amas, y tu cuerpo responderá a esto y se conservará joven y saludable. Te darás cuenta que tu cuerpo empezará a trabajar de manera armoniosa y verás cómo físicamente podrás ver diferencias, como el peso se empieza a normalizar (sin dietas o restricciones), tendrás una mejor postura, un rostro más radiante.


Ama tu vida, si no lo haces nadie lo podrá hacer por ti. Vive una vida centrada en el amor de Dios. La Biblia muestra que está bien, y que incluso es necesario, quererse a uno mismo a un grado razonable. Amarse a uno mismo incluye cuidarse, respetarse y tener autoestima.


No busques el amor fuera de ti, ámate. Buscamos el amor fuera de nosotros, anhelamos ser amados cuando la gran verdad es que no hay amor suficiente que pueda colmar un corazón hambriento de amor. Nadie puede llenar el profundo vacío que uno mismo no se hace cargo de llenar. Así pues, llena tu vida de tu propia presencia, cultiva el arte de hacerte feliz y disfruta de la libertad de tu soledad, si es el caso. Sé el amor de tu vida.


Me sorprendió el abandono pero recibí la verdad que me hizo libre, abracé a Ruth, la amo y la amaré todo el resto de mi vida.



252 vistas6 comentarios

CONTACTO

©2020 Dr. Ruth Marí Calderón. Todos los derechos Reservados. Diseñado por Marcos Fernández de Musa Digital
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube