• Dr. Ruth Marí Calderón

Mi Felicidad Depende de un Libro

Que bendición poder compartirles un BLOG más, sé que abrirá tus ojos. Me preguntaba sobre la felicidad y sobre cuán feliz realmente estoy, y no pude dejar de alabar a Dios por su incomparable amor por mi. Ese amor que sobre pasa todo entendimiento. Deseo hablarte hoy de la felicidad desde dos puntos Bíblicos y Psicológicos. ¡Que lo disfrutes!



Descubrí a mis 41 años que aprendiendo a hacer Su voluntad, seremos felices. El medio básico para lograr esto es, la Biblia. La Biblia declara felices a aquellos que la leen, la meditan y la aplican en sus vidas. Felicidad por disfrutar de su enorme belleza, sabiduría y sentido común. Felicidad, porque guía por buen camino y por el éxito, porque trae la paz y evita el mal. Felicidad porque el hacer el bien en sí mismo trae gozo.


Muchas personas dicen que ser feliz es una decisión. Yo estoy de acuerdo con ello, pero también sé que es un recorrido único para cada persona.


El camino a ser feliz pasa por un proceso de autoconocimiento para saber lo que te hace bien y agrega valor a tu vida.

¿Qué clase de amigos te gustan? ¿Adoras las mascotas? ¿Eres una persona citadina o más bien te gustan los lugares más tranquilos? ¿Crees que puede llenarte enormemente explorar el mundo o preferirías establecerte mayormente en un lugar? ¿Quieres tener hijos? ¿Te gusta practicar algún deporte?


Son muchas las preguntas que puedes hacerte para ir encontrando tu forma ideal de vivir. Y a veces es necesario probar con la experiencia, porque puedes suponer que algo te gusta, pero hasta no experimentarlo, no estarás seguro.


Atrévete a elegir lo que alegra tu vida. Una vez que sabes lo que te hace feliz, el otro paso es tener la valentía de decidir acorde a eso. Tal vez para algunas personas, incluso seres queridos que te importan, puedan pensar que estás equivocado. Pero ¿quién está dentro de ti para saber lo que te llena? Entonces, debes ser valiente para ser fiel a ti. Mantenerte firme y coherente. Dar un paso a la vez en dirección de tu plenitud es una responsabilidad únicamente tuya.


Ciertamente, esa anhelada dicha no se construye de un día para otro, pero te aseguro que si eres coherente, lo lograrás. Llegará un momento cuando te sientas plena(o) y mires hacia atrás sintiendo orgullo por tus elecciones.


Lo que puede ayudarte a encontrar esa felicidad:

1.- Buscar el sentido de tu vida, eso que llaman tu propósito. Usualmente está relacionado con un servicio que prestas, en el cual usas los dones que Dios te dio y te generan tanta alegría, que igual lo harías si no recibieras pago por ello.


2.- Ser honesto(a). No temas decir tu verdad si es necesario. Recuerda, tu verdad no es la verdad. Tú tienes un punto de vista que es válido para ti. Así que si por ejemplo te invitan a bailar, y eso no te gusta, puedes ser firme y gentil al mismo tiempo diciendo: no, gracias.


3.- No tratar de convencer a nadie. Así como tú no tienes que encajar en el molde de otro, no es preciso que los demás estén de acuerdo contigo. Si un ser querido te dice que estás equivocado, puedes responderle que respetas lo que dice y que tú crees que ese camino es el correcto para ti. No desperdicies tiempo ni energía buscando aprobación.

La Biblia nos dice que ser feliz es el deseo de Dios.

Hay quienes se imaginan a un Dios triste o enojado, gris o apático pero más que eso él es majestuoso y lleno de felicidad y como su felicidad no depende de nada ni nadie es el único que la puede conceder a sus criaturas.


Hay muchos lugares donde el ser humano se puede sentir feliz, pero no hay lugar como al lado del Dios feliz. Su presencia es el lugar de mayor felicidad porque ahí hay paz, aceptación, amor y libertad. Entonces él se convierte en el medio y la meta última de nuestra felicidad.

¡Atrévete a ser feliz!


215 vistas

CONTACTO

©2020 Dr. Ruth Marí Calderón. Todos los derechos Reservados. Diseñado por Marcos Fernández de Musa Digital
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube