Vista nublada por expectativas externas


No existe más grande frustración e infelicidad que vivir la vida de los demás o de lo que desean los demás que uno haga. Es triste presumir de un vista nublada por las expectativas de otros, expectativas que son las externas y no la de tu mundo interior. Escuchar tu voz interior y lo que deseas sobre lo que piensen los demás debe ser tu prioridad.




Son muchas las veces que nos hemos fallado a nosotros mismos complaciendo a las personas incorrectas y sacrificamos nuestra felicidad que grita en nuestros corazones porque siempre la felicidad desea que la escuchemos.


Coloca tus expectativas personales primero y en lo más alto. Sé auténtico y espontáneo y jamás te preocupes por «el que dirán». Tu riqueza verdadera se encuentra en lo que percibes, creas y sientes cada dia, y no en lo que las personas creen que tienes, eres o haces. No importa lo que alguien crea, lo que importa es lo que es.

Muchas personas gastan dinero que no han ganado, para comprar cosas que no quieren, para impresionar a gente que no les agrada. – Will Smith

Antes de querer satisfacer las expectativas de alguien más, ya sea tu familia, amigos o conocidos, primero satisface las tuyas. Busca sentirte bien y permanecer en armonía con tus valores e ideales. Cree primero en tu mundo, tu naciste con un propósito lleno de mucho valor.


Hemos creado un mundo donde la presunción y guardar las apariencias se ha convertido en la forma de simular la felicidad. Nos preocupamos demasiado por lo que dirán o pensaran los demás, y con ello basamos muchas de nuestras acciones y deseos en aparentar y dar una percepción ideal de lo que hacemos, somos y tenemos.


Cuando hagas algo, hazlo por ti, esto te traerá mayor bienestar y una mejor calidad de vida.

No hagas las cosas para que la gente te vea, ni mucho menos para que hagan suposiciones sobre lo maravillosa que puede ser tu vida. Trata de vivir como deseas y no aparentes tener la vida que otros quieren. No podrás evitar que deseen entrar en tu vida para opinar y criticar tu mundo pero considera que después de todo tú vives tu vida tal como es, y lo que la gente cree o sabe de ti no te beneficia en nada.


No te beneficiará lo que la gente pueda pensar o creer saber de tí. Lo que beneficia hasta la eternidad es lo que Dios piense de ti.

Jeremías 17:10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obra





63 vistas

SECCIONES

INFORMACIÓN

CONTACTO

©2020 Dr. Ruth Marí Calderón. Todos los derechos reservados. Diseño página web por Marcos Fernández de Musa Digital
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube